fbpx

Don't worry, we speak : English (Inglés), too!

Cornershopeado: la maldición de no poder conseguir un exit

Don't worry, we speak : English (Inglés), too!

¡Todo lo que necesitas saber sobre negocios y tecnología en América Latina en tu bandeja de entrada! 📬

Contxto – ¿Les digo algo? Últimamente he intentando pensar en una analogía que pueda representar lo que opino sobre la situación de Cornershop, pero no he podido. Me deja sin palabras querer describir lo que ha estado sucediendo. 

Para los que no han seguido de cerca la historia de Cornershop, les recomiendo que lean estos tres artículos:

Pero bueno, de todas formas este es un pequeño resumen:

La startup de entregas chileno-mexicana, Cornershop, se encuentra en una situación bastante frustrante. 

En abril pasado, la compañía anunció que sería adquirida por Walmart. “¡Hurra!”, pensamos todos. Pero el gusto nos duró seis meses, después nos enteramos de que la agencia antimonopolio de México, Cofece, anuló el trato.

Debo admitir que me sorprendió que los fundadores se hayan levantado sin ayuda para poner manos a la obra y que después encontraran a otro comprador bastante decente. 

De hecho, el nuevo comprador, Uber, supuestamente iba a pagar cuatro veces más la valoración original de Walmart. Ni Anakin después de haberse convertido en Darth Vader tuvo un regreso tan épico.

¿El viaje del héroe?

Como en cualquier buena historia, nuestro héroe debe superar algunos desafíos. Pero ¿cuál es el problema? Los desafíos que enfrenta Cornershop ni siquiera son tan difíciles, solo son extremadamente aburridos, lentos e incompetentes.

Ahora bien, una agencia antimonopolio podría parecer controversial para mis amigos los libertarios, pero la mayoría de nosotros concordamos en que es necesaria para que la economía funcione adecuadamente.

De hecho, si me hubieras preguntado, cuando existía la posibilidad de que Walmart adquiriera a Cornershop, yo sí creí que esa fusión era peligrosa para nosotros los consumidores. Todavía lo creo.

Pero lo que está sucediendo hoy es ridículo.Sí, las agencias gubernamentales necesitan tiempo para realizar un análisis e investigación apropiados. Pero no, no podemos aceptar este nivel de indiferencia.

Al principio, por ser una compañía mexicana y chilena, Cornershop se vió envuelta en una batalla multinacional por decidir quién tenía la última palabra sobre lo que pasaría con la adquisición. Pero ahora, México ni siquiera puede decidir, internamente, si la adquisición seguirá adelante. 

La Cofece y ahora el IFT (Instituto Federal de Telecomunicaciones) están compitiendo en un concurso jurisdiccional para ver quién tendrá la decisión final. 

Ahora está entrando un tercer burócrata, el Poder Judicial. 

En vista de que ambas agencias parecen no llegar a un acuerdo, un jurado en México está evaluando quién de las dos tendrá la última palabra. Ten en cuenta que todavía no se llega a una decisión y que el acuerdo ha estado en pausa durante varios meses. 

Además de eso hay que agregar el tiempo que le tomará a la reguladora “ganadora” el finalmente ponerse a trabajar para decidir si se le dará el visto bueno al trato o no.

Lo más probable es que eso mate a la compañía. 

Dirigir una compañía de entrega de última milla, como andar en bici

Seguramente te estás preguntando ¿cómo podría esto matar a la compañía?

“La economía unitaria (unit economics) es el principio y el fin del éxito de cualquier compañía”, dijo la fundadora y CEO de Deliv, Daphne Carmeli durante la conferencia GroceryShop 2019 en Las Vegas. 

El costo unitario de cada viaje depende de cuatro factores clave, cada uno relacionado, en mayor o menor medida, al tiempo como motor principal.

Recordemos que para algunas de estas compañías el costo de los productos vendidos podría representar hasta el noventa por ciento del valor de la venta, dejando un margen diminuto de ganancia y error. McKinsey incluso afirma que los márgenes de ganancias varían del dos al cinco por ciento.

Las cuatro variables son volumen, distancia, el acuerdo de prestación de servicio y la previsibilidad. 

Para compañías como Cornershop, el tiempo literalmente es dinero. El costo de oportunidad es peligroso y dedicar más tiempo a elegir los víveres correctos, en rutas más largas y en situaciones imprevistas cuestan tiempo y, por lo tanto, dinero. 

No solo eso, si lo que le prometiste al usuario no es coherente con lo que entregas (en todo el sentido de la palabra), también eso cuesta dinero.

Ofrecer la comida más fresca en el menor tiempo posible es todo un desafío y no cabe duda de que no cumplir con tu propuesta de valor será contraproducente.

Al ser un producto perecedero, la comida necesita distancias de entrega más cortas y promesas más realistas para los clientes. Además de eso, como en la mayoría de los pedidos se pide más de un producto, es difícil agrupar varios en un solo viaje simultáneo.

¿Por qué es esto relevante?

Pues porque hay dos cosas que Cornershop definitivamente necesita para no quedarse sin runway:

  • Flujo para maniobrar entre pedidos de márgenes pequeños y competir por volumen.
  • Un servicio al cliente excepcional.

Ambas cosas podrían estar sufriendo. La primera porque, pués, se está acabando el capital, y la segunda debido a los recortes de personal para reducir el burn rate y gastos operativos. Ahora, el servicio al cliente también podría verse afectado por la falta de una adecuada atención por parte de los ejecutivos, debido a que sus esfuerzos están enfocados en presionar a los reguladores.

¡Te cornershoppearon!

cornershopeado: la maldición de no poder conseguir un exit

Me temo que todo esto parece ser muy mala suerte o lo que a mi me gusta definir como quedar “cornershoppeado”: o sea, la incapacidad de realizar un exit debido al estancamiento burocrático; la iliquidez por incompetencia; tan bueno que no te dejan salirte con la tuya.

Y yo supongo que, para Uber, el tiempo apremia. 

¿Quién mejor que Dani Undurraga, el cofundador, para demostrar el nivel de frustración que todo este asunto está causando?:

El ecosistema está indignado. Veamos si después de más de seis meses sin hacer nada, la Cofece e el IFT se dignan a hacer algo antes de que expire el acuerdo

Solo observar su feed en Twitter es suficiente para entender su sentir. 

Este es un caso muy triste y exasperante.

Al momento de escribir este artículo, Cornershop está en el lugar número doce de las apps de compras más descargadas de la app store de iOS.

La frecuencia de búsqueda de Google Trends se disparó debido a Covid-19 y aunque les gustaría sacar provecho de la oportunidad, lo más seguro es que no pueden. En lugar de buscar crecimiento, deben ahorrar su efectivo para sobrevivir. 

Mercados prometedores. Gobiernos no tanto.

En el 2018, toda la industria de entrega de última milla valía más de US$30,200 millones.

Se esperaba que, entre 2019 y 2024, creciera a una tasa de crecimiento compuesto anual (TCAC) del 9.3 por ciento, alcanzando un total de US$47,000 millones para fines de 2024. Honestamente, yo creo que en vista de que los epidemiólogos de Harvard calculan que el aislamiento social dure hasta el 2022, el mercado podría valer aún más.

Adicional a esto, su industria de e-commerce ahora está valorada en US$3.54 billones de dólares. Todavía se espera que la de América Latina, aunque menor en comparación con Asia o Estados Unidos/Canadá, crezca hasta alcanzar los US$82,730 millones para el 2020.

Esta era una industria que solía ser para los early adopters o primeros clientes y los jóvenes techies está ampliando su alcance a las generaciones más viejas y los usuarios tardíos o late adopters.

Pero lo más preocupante es que se perderán muchos trabajos y servicios si la adquisición falla. Según LinkedIn, más de 650 ejecutivos e innumerables repartidores podrían perder su principal o única fuente de ingresos, dejándolos a la deriva y a la merced del próximo tsunami económico.

La economía mundial, y particularmente la de México, no podrá soportar despidos masivos por mucho más tiempo. Yo creo que es crucial que los reguladores resuelvan el conflicto y que además, aprueben la adquisición de inmediato.

El no hacerlo será un grave error y dejará por siempre una cicatriz en el ecosistema y en la confianza para hacer negocios en México.

Si antes de la pandemia ya era un asunto urgente, ahora es crucial. Si las cosas continúan así, el estancamiento burocrático solo demostrará aún más que las autoridades son incapaces, o peor, indiferentes a las consecuencia que la tragedia de Cornershop causará a corto y largo plazo.

Artículos relacionados: ¡Tecnología y startups de México!

-VC

Traducido por Alejandra Rodríguez

Victor Cortéshttps://contxto.com/
CEO & Co-Founder of Contxto. Passionate about tech, startups and venture capital. I eat sushi five times a week.

People Are Reading!