– Alejandro Muszak, CEO de Wenance, detenido cuando salía de su residencia de Palermo

  • Muszak será interrogado por un presunto «esquema Ponzi» de estafas reiteradas
  • Wenance ofrecía rendimientos en dólares de alto rendimiento, atrayendo a inversores mediante un sistema de recomendación

    Alejandro Muszak, el asediado CEO de la empresa fintech Wenance, fue detenido el lunes por la noche cuando intentaba entrar en su Mercedes Benz C63S de 120.000 dólares fuera de su domicilio de Palermo.

    El ejecutivo se enfrenta a cargos de estafas reiteradas y asociación ilícita, y los investigadores alegan que orquestó un «esquema Ponzi» que defraudó a los inversores más de 1 millón de dólares.

    La causa, a cargo del Juzgado Federal Nº 1 de San Isidro y del fiscal Alejandro Guevara, de la UFI de Vicente López, comenzó en enero, cuando 27 inversores presentaron denuncias contra la fintech, que ofrecía rendimientos en dólares superiores a la media. La fiscalía identificó al menos 24 actos fraudulentos, y Muszak se enfrenta a causas adicionales en Argentina y España.

    Los investigadores probaron que existía un riesgo real de fuga, ya que toda la familia de Muszak reside en el extranjero. Estas pruebas condujeron al dictado de una orden de prisión preventiva, ejecutada por la DDI de Vicente López. Wenance se comercializaba como una fintech que prometía «libertad financiera con el poder del pueblo», ofreciendo préstamos personales de bajo valor y alto interés financiados con capital de inversores.

    La empresa atrajo a los inversores con promesas de hasta un 12% de rentabilidad anual en dólares, utilizando un sistema de recomendación para incentivar la captación de nuevos participantes. Los fondos se canalizaron hacia tres fideicomisos gestionados por Promotora Fiduciaria SA, cuyo propietario, Martín Abancens, alegó que los préstamos de Wenance estaban «duplicados», asignándose múltiples veces las carteras de crédito.

    La reputación de Muszak como empresario de éxito y fiable, junto con el respaldo de promotores de confianza, desempeñó un papel crucial para atraer a los inversores. La supuesta «cueva» de la fintech para mover dinero no declarado, Be Capital Inversora, también está bajo escrutinio, con pruebas que sugieren la implicación de Muszak a pesar de sus negativas anteriores.

    Be Capital, registrada a nombre de Roberto Cleto García, abogado con vínculos personales con Muszak, ha sido declarada en quiebra. Las oficinas se alquilaron a Créditos al Río, empresa vinculada a las empresas investigadas. La detención de Muszak supone un alivio para las numerosas víctimas, entre ellas casi 200 empleados y ex empleados de Telefe que invirtieron por recomendación de un colega.

    Con el cierre de las actividades de Wenance en Uruguay tras las denuncias de 600 inversores que supuestamente perdieron todo su capital, Muszak se enfrenta ahora a una compleja batalla legal en múltiples jurisdicciones. La detención del otrora escurridizo ejecutivo marca un avance significativo en las investigaciones en curso sobre las supuestas prácticas fraudulentas de la empresa de tecnología financiera.