fbpx

Don't worry, we speak : English (Inglés), too!

Costa Rica Insect Company te anima a comer más grillos

Don't worry, we speak : English (Inglés), too!

Contxto – ¿Sabías que los insectos son antrópodos, como los camarones y las langostas? Entonces, ¿qué nos impide a los humanos comer bichos además de ser quisquillosos? Costa Rica Insect Company (CRIC) es una startup latinoamericana que nos muestra que los insectos no solo son comestibles sino también nutritivos.

Snapshot

costa rica insect company te anima a comer más grillos

Descripción: Productos B2B de polvo de inscctos como solución ecológica y nutritiva
País: Costa Rica
Industria: FoodTech, GreenTech 
Fundadores: Daniela Arias Rivera, Alejandro Ortega
Fecha de fundación: 2018

¿Qué?

A medida que la escasez de alimentos se convierte en una preocupación válida para las generaciones futuras, esta joven empresa costarricense quiere que el mundo comience a considerar a los insectos como alternativas saludables. La mitad del equipo fundador es Alejandro Ortega, quien es el CEO de CRIC. Dirige el negocio y las operaciones de marketing. Daniela Arias Rivera es la co-fundadora que se especializa en nutrición como la CTO.

Si bien el dúo creó CRIC en 2018, la idea ha estado formándose desde hace algún tiempo.

“Hace unos tres años, estaba tomando un curso en la universidad sobre nutrición e insectos,” dijo Rivera. “Estaba hablando con Alejandro al respecto, diciendo que los insectos son el futuro. Aproximadamente un año después, sugirió comprar grillos y empezar una granja, y así es como empezó todo”.

Lo que originalmente comenzó como una granja de grillos se ha transformado gradualmente en una startup que utiliza métodos innovadores para vender productos de insectos como materia prima. Basado en este concepto, la compañía apunta a combatir la escasez de alimentos con su modelo de cero residuos. Más insectos en nuestras dietas finalmente resultarían en menos extracción de recursos y menos prácticas ambientales dañinas usadas para producir productos cárnicos.

¿Cómo?

La producción se lleva a cabo en una de las partes más húmedas y cálidas de Costa Rica en una ciudad llamada Siquirres. En la provincia de Limón, en el lado del Pacífico del país, Rivera y Ortega administran una propiedad para ejecutar las operaciones.

“Allí, tenemos toda la trazabilidad que se puede obtener,” dijo Rivera. “También estamos utilizando todos estos factores ambientales que son tan importantes para cultivar insectos. De esa manera, no tenemos que gastar en electricidad o agua siquiera, aprovechando las condiciones ambientales aquí en Costa Rica.”

En lugar de extraer los grillos de la naturaleza, los fundadores los crían ellos mismos. Los grillos crecen en esta instalación con un ciclo de vida de entre 8 y 10 semanas. Una vez que se recolectan, los insectos se colocan en temperaturas frías para inducir la hibernación. Luego se congelan, se cuecen al horno y comienza el proceso de convertirlos en polvo.

Pronto lanzarán un programa de trabajo con agricultores locales para tener un impacto socioeconómico y al mismo tiempo aumentar la producción.

costa rica insect company te anima a comer más grillos

¿Por qué?

Como muchas partes del mundo, los latinoamericanos aman su carne. Si bien la carne no es la cosa más ecológica de producir considerando la cantidad de agua y terreno que requiere, los fundadores de CRIC no están moralmente en contra del consumo de carne. Ambos realmente aman comer carne. Más bien, quieren promover alternativas ecológicas.

“Lo que estamos haciendo es decirle a la gente que hay otra opción de comer algo que puede ayudar a cambiar el mundo en el proceso,” dijo Ortega. “Cuando se dan cuenta de lo que la carne le está haciendo al mundo, comienzan a considerar comer insectos.”

Parte de la misión de CRIC es motivar a los consumidores a buscar soluciones ambientales de manera independiente en lugar de predicar el consumo de insectos. Es decir, la startup costarricense quiere que las personas vean a los insectos como una materia prima que se puede incorporar a comportamientos o culturas preexistentes. Esto hace que sea más fácil aceptar comer insectos.

“Tratamos de hacer que la gente sea más consciente y empática con los insectos,” dijo Rivera. “No solo para comer un grillo entero, sino para que los consumidores puedan saber cómo usarlos, por qué es importantes consumirlos y que también son nutritivos y ambientalmente sostenibles.”

Dato curioso: 100 gramos de polvo de insecto equivalen a alrededor de 70 gramos de proteína. Los insectos también contienen vitaminas saludables como B12 y minerales como el calcio y el hierro. Los insectos no solo son un sustituto saludable de la carne, sino que también tienen un bajo impacto en el medio ambiente.

Estatus

Al día de hoy, CRIC vende polvos para insectos a otras compañías fabricantes de alimentos. También se encuentra en las etapas pre-revenue y está trabajando para crear más productos de consumo. Hasta ahora, tampoco ha funcionado mucho con los inversores. Primero quiere centrarse en vender el polvo en el mercado internacional.

“En este momento, estamos en el camino para comenzar a exportar,” dijo Ortega. “Tan pronto como comencemos a exportar, el valor de la empresa cambiará por completo. Preferiríamos que los inversores vinieran después de las exportaciones, en este punto.”

Ortega agrega: “La razón principal por la que hemos estado en la etapa pre-revenue todo este tiempo se debe a la reproducción de insectos. Los biólogos pueden decir que es fácil, pero cuando intentas hacer un negocio con eso, es muy difícil. La otra parte son todas las certificaciones que uno necesita para exportar y vender .”

Rivera también dice que “Ha habido muchos desafíos. Principalmente, las regulaciones y la burocracia de establecer un negocio aquí.”

Sabiendo que las regulaciones serían un desafío en Costa Rica donde la burocracia es un problema, los fundadores lograron superar varios problemas legales para operar el CRIC.

“Básicamente, tuvimos que lidiar con eso y ahora lo arreglamos,” dijo Ortega. “Sabíamos que era uno de los mayores desafíos que tendremos, así que al principio concentramos toda nuestra energía en eso.”

Modelo de negocios

Principalmente, CRIC es una empresa B2B que vende polvo de insectos por uno de los precios más bajos. En el mercado, un kilo de insecto en polvo oscila entre US$60 y US$70. Sin embargo, CRIC hace esto a un precio inicial de US$40.

“Nuestra principal línea de ingresos es B2B,” dijo Rivera. “Así que intentamos vender a otras compañías de la industria alimenticia para que puedan hacer otros productos para la población regular y el consumidor final.”

Alrededor de la mitad de los materiales que utiliza CRIC también se reciclan o se reutilizan.

Financiación

CRIC ha recaudado anteriormente US$15,000 durante una ronda pre-semilla.

Futuro

Para agosto, Rivera y Ortega planean comenzar a exportar su producto a otra compañía de insectos en Guadalajara, México. CRIC logró superar los problemas legales relacionados con la exportación de insectos comestibles para enfocar los esfuerzos futuros en las operaciones de escalamiento.

“Descubrimos una manera de registrar realmente las materias primas y luego exportarlas a cualquier parte del mundo,” dijo Ortega, quien también tiene la intención de comenzar a exportar a Europa dentro de los próximos seis meses. “Este fue uno de los problemas de la industria, así como el precio. Es por eso que estamos escalando la producción para poder ofrecer mejores precios que cualquier otra persona y al mismo tiempo ser accesibles.”

Además de distribuir su solución, los fundadores de CRIC también aspiran a ejecutar una ronda semilla por un valor de US$200,000. Mientras tanto, también le gustaría participar en competiciones para ganar más exposición. Del 7 al 11 de septiembre, la startup competirá en el Future Agro Challenge en Thessaloniki, Grecia, la mayor competencia de emprendedurismo en agricultura del mundo.

Con el tiempo, la startup costarricense también espera desarrollar nuevos productos. Uno de ellos será una harina multiusos de alto contenido en proteínas y sin gluten para hacer masa de pizza, tortillas, galletas, etc. También se está investigando para hacer sustitutos de plástico hechos de exoesqueletos de insectos.

“Esto nos ayudará a crear una economía circular,” dijo Rivera, refiriéndose al sistema económico que intenta minimizar el desperdicio y aprovechar al máximo los recursos. “Incluso nuestros productos se envasarán con nuestros propios insectos.”

Conclusión 

Comer insectos puede no parecer apetecible ahora, pero los beneficios son innegables. Incluso probé mi primer grillo la semana pasada y era casi como una papa frita de forma extraña, salada y crujiente.

En toda la extensión de la palabra, los insectos son más sustentables. Consumen 2,000 veces menos agua, ocupan 25 veces menos espacio y requieren 12 veces menos alimentos para sobrevivir. En general, generan 100 veces menos gases de efecto invernadero que el ganado.

Hablando de nutrientes, los insectos también son conocidos como superalimentos. Contienen todas las proteínas, grasas saludables, fibra, vitaminas, minerales, calcio y otros nutrientes que los humanos necesitan. ¿Necesito decir mas?

Bear Grylls lo aprueba.

costa rica insect company te anima a comer más grillos

-JA

Traducido por Alejandra Rodríguez

Jacob Atkins
Jacob Atkins is a journalist specializing in Latin America. He studied journalism and international relations at American University in Washington, D.C. and has previously reported from Chile, Ecuador, Haiti and Mexico. When he isn't writing he's most likely hiking or drawing.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

People Are Reading!

Guía rápida para ofrecer stock options

0
En el mundo de las startups existe una opción para compensar a los empleados que, aunque aún no es tan comprendida por...