fbpx

Don't worry, we speak : English (Inglés), too!

¿Latam se está volviendo mejor para hacer negocios?

Don't worry, we speak : English (Inglés), too!

Esta semana nos tomamos nuestro Morning Coffee con Isabelle Foster, becaria de investigación Fullbright de la Universidad de Stanford.

Contxto – Es el informe del que quizás ya has oído hablar: el que está en la cabeza de todos, desde legisladores hasta inversionistas e instituciones de desarrollo. El Informe Doing Business del Banco Mundial. Sip, es ese. Doing Business (haciendo negocios).

Es el informe anual que tiene un impacto descomunal al influir en la inversión internacional, el apetito de los inversionistas y las empresas extranjeras. Si bien, puede ser difícil creer que un informe pueda tener tanto impacto, es la verdad.

Este documento de 150 páginas es un recurso para muchos inversionistas y financiadores que buscan canalizar su dinero al ecosistema global. Analiza una amplia gama de factores que juegan un papel crítico en el apoyo al ecosistema empresarial y emprendedor en un país.

Los ejemplos van desde resoluciones de insolvencia, acceso al crédito, cumplimiento de contratos y obtención de permisos, todo lo cual ayuda a (o dificulta) la eficiencia empresarial y el desarrollo económico en una región.

¿Cómo se compara exactamente América Latina en este análisis?

Excelente pregunta.

Si bien el informe no mide todo —no es una guía de inversión en sí— hace un trabajo integral al evaluar una amplia gama de políticas y características de los países.

El documento puede actuar como una importante herramienta de evaluación comparativa para los legisladores, ayudando a los países a autoevaluarse, encontrar áreas a mejorar y también a aprender sobre lo que ha tenido éxito en otros lugares.

Al mismo tiempo, también puede ayudar a los inversionistas y emprendedores a identificar dónde podría ser el mejor lugar para comenzar una nueva empresa.

El informe 2019-2020 le hace una llamada de atención a la región, mostrando áreas específicas donde ha habido una falta de progreso y en las cuales debería enfocarse.

Durante los últimos dos años, ningún país latinoamericano fue incluido en la lista de los “las 10 mejores mejorías” del año anterior, y ningún país de América Latina ni el Caribe se encuentra entre las 50 mejores economías en el ranking general de Ease of Doing Business.

América Latina, el Caribe y África Subsahariana siguen siendo las tres regiones con los procedimientos de cumplimiento más complicados y que más tiempo consumen.

Dicho esto, también ha habido avances en algunas áreas clave. Una de estas áreas es la simplificación del proceso para iniciar un negocio. El ganador regional es México, que recibe el puntaje más alto para América Latina en esta categoría, aunque todavía está casi 12 puntos por debajo del puntaje promedio de las diez mejores economías.

Así que, escuché que quieres abrir una empresa…

Parece que la categoría comenzar un negocio será importante, pero ¿qué significa eso?

¿Recuerdas haber escuchado a emprendedores y empresarios quejarse año tras año sobre la burocracia gubernamental, el papeleo y la dificultad excesiva para iniciar una empresa?

¿Cómo registrar esa startup o pequeña y mediana empresa (pyme) toma meses de ir y venir con los reguladores locales y una serie de pasos innecesarios?

Sip, eso es exactamente lo que esta categoría intenta evaluar.

En la edición más reciente del informe Doing Business, varios países de América Latina y el Caribe avanzaron en esta área. Los ganadores son:

Brasil

Disminuyó el costo de comprar un certificado digital y redujo el tiempo que lleva registrar una empresa.

Chile

Comenzó a permitir que las empresas privadas se registren en línea.

Colombia

Eliminó el requisito que hacía necesario abrir una cuenta bancaria para autorizar una factura.

República Dominicana

Redujo el capital mínimo requerido para abrir una empresa.

Honduras

Redujo las tarifas notariales para la preparación de documentos necesarios para la incorporación legal.

Aunque todavía no esté publicado en la edición 2019-2020, Paraguay también se unirá a este grupo. En diciembre de 2019, el país finalmente aprobó a Empresas de Acciones Simplificadas (EAS).

Esta ley, promulgada por el presidente en enero de 2020, instituye varios cambios necesarios para facilitar la creación de empresas en el país y alentar a las pymes a formalizarse.

 ¿Cuál es el común denominador?

En términos generales, la legislación para facilitar la apertura de un negocio tiene dos componentes principales. Usemos el caso de Paraguay como ejemplo.

  • Registro rápido en línea: EAS de Paraguay se creó dentro del Ministerio de Industria y Comercio, que actualizó y revisó su Sistema Unificado para la Apertura y Cierre de Empresas (SUACE). Liz Cramer, Ministra de Industria y Comercio, escribió que “los emprendedores podrán abrir empresas sin ningún costo, con procedimientos 100% digitales y en 72 horas”.

Este ejemplo muestra cómo los gobiernos están tratando de trabajar juntos en diferentes ministerios para crear ventanillas únicas para que la creación de empresas sea rápida y de bajo costo.

  • Formalización: las empresas a menudo se quedan como informales porque el registro es costoso y/o no quieren pagar impuestos. Los portales en línea pueden simplificar significativamente el proceso de registro y, en la mayoría de los casos, son gratuitos.

En Paraguay, los legisladores posicionaron de manera inteligente esta ley junto con un nuevo sistema tributario que entrará en vigencia en enero de 2020. Por lo tanto, las mipymes que ganan menos de US$12,500 cada año estarán exentas de IVA, alentando así a las pequeñas empresas a formalizarse y a no permanecer sin registro simplemente porque quieren evitar impuestos.

Todo eso suena muy bien, pero ¿cuál es el impacto?

Existen varios, pero hay dos formas principales en las que este tipo de leyes ayudan a mejorar el ecosistema empresarial. Nuevamente, Paraguay puede usarse como un ejemplo ilustrativo:

 1. Incentivar la creación de empresas

Los largos tiempos de espera y la gran cantidad de pasos a menudo desincentivan la creación de empresas. Esto es especialmente un problema para Paraguay, que, en el informe Doing Business de 2020, ocupó el puesto 125 de 190 en general por “facilidad para hacer negocios”.

Anteriormente, tomaba un promedio de 35 días iniciar una empresa y requería siete pasos diferentes. El costo total del proceso se estimó en aproximadamente el cuarenta por ciento del ingreso per cápita.

Sin embargo, con EAS, la esperanza es que más personas estén dispuestas a iniciar una empresa. Particularmente para Paraguay, que tiene un pequeño mercado nacional, el país debe hacer que sea increíblemente fácil iniciar un negocio si desea atraer empresarios extranjeros y cultivar su propio ecosistema local de innovación.

A pesar de que el país genera mucha energía limpia con su presa hidroeléctrica, que tiene tierra agrícola fértil y que es parte del MERCOSUR, necesita continuar creando estas reformas legales para ayudar a fortalecer su ecosistema.

2. Formalizar la economía.

La informalidad es un gran problema en muchos mercados en desarrollo y ha sido un problema constante para Paraguay a lo largo de los años. El viceministro de micro, pequeñas y medianas empresas, Isaac Godoy, informó que siete de cada diez empresas en el país no están registradas.

Una informalidad tal contribuye en gran medida a las “economías subterráneas”, que pueden definirse como actividades legales e ilegales que evitan impuestos y no están reguladas por el gobierno. 

Para mostrar el impacto de tener una informalidad tan grande, analicemos el caso de Paraguay. El grupo PRO Desarrollo Paraguay, que es una asociación local que investiga y promueve la formalización en la economía, descubrió que en 2019, la economía subterránea era de aproximadamente US$16.5 millones, o el 40.3 por ciento del PIB nacional.

Este porcentaje ha crecido continuamente a lo largo de los años, comenzando con aproximadamente el 30.7 por ciento en 2003.

Por lo tanto, facilitar la creación de un negocio y aumentar la formalización significa que esta actividad ilícita finalmente se puede medir e incluir en indicadores económicos como el PIB. Hacerlo puede aumentar la visibilidad internacional de un país y atraer inversiones extranjeras adicionales a la región.

EAS y leyes similares que faciliten la creación de una empresa serán un paso necesario para los países que buscan reducir la informalidad empresarial. Estas regulaciones pueden ayudar a proporcionar incentivos clave, ayudando a las mipymes a ingresar al sistema financiero y recibir líneas de crédito a tasas más favorables.

Claramente, el informe Doing Business cubre mucho terreno y proporciona un contexto útil para los legisladores, así como para los inversionistas extranjeros y las empresas que buscan expandirse a América Latina. Para aquellos interesados ​​en evaluar los ecosistemas comerciales locales y comprender el potencial del mercado, hacer un seguimiento del indicador comenzar un negocio puede ser particularmente útil.

Para obtener más información, se puede acceder al Informe Doing Business del Banco Mundial para 2020 en este enlace.

 Isabelle Foster es becaria de investigación Fulbright de la Universidad de Stanford. Puedes comunicarte con ella en isabelle.foster@fulbrightmail.org o en su LinkedIn.

Traducido por Alejandra Rodríguez

People Are Reading!