El gobierno de Perú frena a la aplicación colombiana de viajes compartidos, Picap

El Gobierno De Perú Frena A La Aplicación Colombiana De Viajes Compartidos, Picap El Gobierno De Perú Frena A La Aplicación Colombiana De Viajes Compartidos, Picap
el gobierno de perú frena a la aplicación colombiana de viajes compartidos, picap

Keep up to Date with Latin American VC, Startups News

Contxto – El gobierno peruano está buscando pelea con la aplicación de viajes compartidos, Picap. Desde hace una semana, esta aplicación ya no está disponible para los usuarios, fue bloqueada por los proveedores de servicio de telefonía. Ah, pero esta débil excusa para la censura tiene mucho más detrás de lo que parece.

Este tipo de servicio al estilo: Uber en una motocicleta, ha estado en problemas desde que El Comercio, un periódico local, publicó las conversaciones, muy cuestionables, de unos conductores en un chat de Whatsapp el 12 de noviembre.

Los comentarios iban, desde los conductores presumiendo de estar completamente drogados, beber en el trabajo, hasta compartir la información personal de pasajeras femeninas mientras hacían comentarios lascivos sobre ellas y la lista continúa. Y prepárate, muchos conductores, supuestamente, han estado utilizando su grupo de chat para compartir…pornografía infantil.

Para empeorar las cosas, el representante de Picap en Perú era parte de este grupo de Whatsapp de 270 miembros. El hecho de que El Comercio hizo una lista de varias infracciones de tráfico hechas por el manager de Perú parecía un poco exagerado, después de no hablar de las violaciones a la privacidad.

En general, la evidencia fue condenatoria.

Tres días después, el Ministerio de Transportes y Comunicación en Perú cerró la aplicación.

Puede que Picap se haya dormido al volante

Naturalmente, ese mismo día, el 12 de noviembre, la startup colombiana emitió un comunicado declarando que está en contra de cualquier tipo de violencia y trató de proteger al manager peruano del ataque de relaciones públicas. Esa misma semana la startup declaró que sometió a sus 8,000 conductores a un proceso de valoración, del cual solo 2,000 permanecerían como conductores autorizados.

Eso es un 75 por ciento de su gente con un historial cuestionable que estaba llevando gente a través del tráfico impredecible de Lima. Picap admitió que tuvieron un proceso de evaluación laxo. Confesaron que “habían pecado”, pero eso hizo poco por calmar la ira del gobierno.

Demanda de viajes compartidos

En un giro de los eventos muy peculiar, la aplicación de ride-hailing está preparando una demanda colectiva contra el gobierno peruano. Los abogados están preocupados de que esta censura pueda dañar a aplicaciones de terceros. También argumentan que Picap no debería ser responsabilizado por el mal comportamiento de sus conductores en una herramienta de comunicación independiente como WhatsApp.

El gobierno peruano no se había involucrado en conflictos con aplicaciones de viajes compartidos a este nivel. En todo caso, había luchado por exigirle a Uber y Cabify proteger los datos de sus usuarios, pero eso fue todo. Esto podría explicar la necesidad del gobierno de exagerar, y mezclar acciones civiles, penales y mercantiles que aparentemente no se relacionan.

Por su parte, la versión de Picap de esta escandalosa historia tiene más huecos que la temporada final de Game of Thrones:

La startup esta defendiendo la legalidad de su aplicación basada en un tecnicismo (definitivamente no es señal de que se están aferrando a la esperanza). La ley de hecho, prohíbe explícitamente el transporte público en vehículos de dos llantas. Aún así, el creador de la aplicación dice que funcionan en una red privada y no son un servicio de taxi. Esto claramente no tiene sentido, pues existe una gran cantidad de publicidad en todo Lima donde describen a su servicio como un “taxi motocicleta”.

Los fundadores de Picap declararon que si no se puede llegar a un acuerdo con el gobierno peruano, se irán del país, al menos en términos de servicio de transporte de pasajeros.

Los abogados involucrados en la demanda colectiva sí tienen un buen punto. La censura de aplicaciones de esta naturaleza es dañino para aquellos que sí cumplen la ley, ya que establece un precedente legal desagradable. Además, es innegable que la congestión de tráfico sigue siendo un problema importante en toda América Latina, es por esto que una idea como Picap podría sonar bien en países de la región.

El Gobierno De Perú Frena A La Aplicación Colombiana De Viajes Compartidos, Picap

No obstante, esa no es excusa. La aplicación realizó una evaluación deficiente y puso a los usuarios en riesgo. Como usuario no se puede considerar al conductor como un agente separado de la startup. Son la cara del negocio, naturalmente no se puede evitar responsabilizar a Picap.

No se trata de ser quisquilloso acerca de los tecnicismos de todo. Solo haz tu trabajo y no esperes hasta que este tipo de cosas aparezcan en tu escritorio un día.

Como alguien que a menudo utiliza aplicaciones de viajes compartidos esto es muy alarmante. Claramente, el equipo de Picap se equivocó, pero eso no justifica ningún tipo de extralimitación gubernamental. Claro, esta pelea no está ni cerca de terminar, y la moneda continúa dando vueltas en el aire. ¿De qué lado crees que aterrice?

El Gobierno De Perú Frena A La Aplicación Colombiana De Viajes Compartidos, Picap

-ML

Traducido por Alejandra Rodríguez

Keep up to Date with Latin American VC, Startups News