fbpx

Don't worry, we speak : English (Inglés), too!

10 lecciones aprendidas tras una década invirtiendo en Latinoamérica

Don't worry, we speak : English (Inglés), too!

500 Global (antes 500 Startups) es un fondo y aceleradora enfocado en empresas en etapa temprana. En 2012 abrió oficinas en México, tras adquirir la firma Mexican VC, iniciando su operación en Latinoamérica. En su primera década, han invertido en más de 240 startups del continente, entre ellas Konfío, Clip, Ayenda, 99Minutos, Conekta, Jüsto, Terapify y Graviti. René Lomelí es partner de 500 Global LatAm y escribió para Contxto sobre lo aprendido todo este tiempo. 



América Latina es una región llena de oportunidades para el crecimiento y consolidación de startups y, hasta ahora, ha demostrado tan solo un poco del potencial que guarda. 

El año pasado nos tocó vivir un momento parteaguas en la historia del venture capital debido al cierre de rondas de inversión y a la consolidación de varias startups latinoamericanas como “unicornios”. En contraste, este año la región vive un entorno económico más cauteloso en el que la inversión no abunda en tanta medida como lo hacía apenas un año antes. 

Pero más allá de las altas y bajas propias del ecosistema, estamos convencidos de que Latinoamérica es una región vibrante en la que, sea cual sea el momento que se esté viviendo, las oportunidades son inmensas. 

Este mes, 500 Global cumple 10 años de tener su base de operaciones para Latinoamérica y con ello, hemos acumulado múltiples aprendizajes al convertirnos en socios de más de 240 empresas latinas, a las que hemos acompañado en su emocionante camino de crecimiento.  

Por todo esto, compartimos 10 lecciones aprendidas en una década de invertir en la región.

1. Las personas son más importantes que el modelo de negocio

En 2013 nos tocaba evaluar alrededor de 100 compañías; hoy evaluamos en cada batch a cerca de dos mil. En todo este tiempo hemos aprendido que invertir en una startup implica invertir en una persona o en un grupo de personas, más que en un modelo de negocio.

Por ejemplo, Alexis de 99 minutos nos presentó en un inicio un ecommerce, no un negocio de logística como resultó al final; Andrés de Ayenda nos presentó un sistema de administración de hoteles, no una cadena de hoteles virtual como es ahora. Los modelos de negocio pueden cambiar, pero lo que importa es la habilidad de las personas para crecer sus negocios y escalarlos. 

2. No es posible comparar startups ni fundadores

Cada compañía es distinta, cada industria es diferente, su tipo de cliente y su pricing también. Algo que hemos aprendido es que no podemos comparar las compañías entre sí, ni tampoco dar por sentado que lo que a una empresa le funcionó a otra también le va a funcionar. 

Incluso ningún founder es igual que otro. No es lo mismo vivir en la CDMX, en donde se realizan muchos eventos de emprendimiento, que vivir en una pequeña ciudad en la que no se habla de innovación ni de emprender. Sin embargo, ambos tienen la misma posibilidad de hacer una compañía exitosa. 

Cada founder es distinto y cada empresa es distinta, y esto lo tomamos en cuenta tanto al evaluar una compañía como durante nuestra relación como socios. Analizamos cada caso y le vamos guiando a partir de sus variables únicas.

3. Los procesos importan 

Durante estos 10 años el ecosistema ha cambiado y el volumen que recibimos de startups también. Por ello, también la forma en la que evaluamos las empresas se ha transformado. 

Hemos entendido que para ser capaces de dar respuesta a las empresas en menos de 30 días como lo hacemos hoy, y para obtener los resultados que esperamos, es esencial apegarnos a nuestro proceso, el cual incluye una parte importante de due diligence que nos permite asegurarnos de que la empresa cumple con ciertos estándares.

4. Nuestro equipo es uno de los activos más valiosos

La conformación de nuestro equipo ha sido esencial para lograr todo lo que hemos logrado en 500 Global en LatAm. La construcción de nuestra cultura interna impacta directamente en el performance de nuestro fondo de inversión, tanto en selección de startups como en los servicios que le ofrecemos a nuestras compañías.

 

El team de 500 Global LatAm en una reunión. (Imagen: 500 Global)


5. Trabajar en venture capital exige tener “amor a la camiseta”

Es decir, estar dispuestos a generar impacto en las startups y a crear valor en el ecosistema. Por eso cuando contratamos no nos importa tanto la experiencia de la persona en nuestra industria. Nos concentramos más en su pasión por el mundo de las inversiones, y esto se ha convertido en parte de nuestro ADN. 

Se necesitan personas que sientan la misma emoción que nosotros sentimos, por ejemplo, al ver cómo David Arana de Konfío convirtió a su empresa en un unicornio y recordar que David venía a nuestro programa cuando 500 Global iniciaba operaciones en México.

6. Donde hay un ecosistema vibrante hay una gran oportunidad

En un ecosistema como éste, siempre habrá altas y bajas, pero también siempre habrá oportunidades para invertir porque es una región llena de talento. 

Por ello, ser consistentes con nuestra estrategia, genera resultados a largo plazo.

Otro aspecto importante que este ecosistema exige para aprovechar todas las oportunidades es que todos los actores que lo conformamos colaboremos entre sí. Por eso, a pesar de que hay competencia en esta industria, es muy importante entender el balance entre colaboración y competencia para que todos podamos tener éxito. 

7. El capital está disponible para buenas oportunidades.

Una compañía que es una buena oportunidad de inversión y un founder profesional con un gran seguimiento y diligencia tendrán siempre mayores probabilidades de atraer capital. 

Sin embargo, el capital exige respeto y responsabilidad. Es muy importante que los founders valoren este capital, porque no solo es dinero sino es una herramienta que permite crecer. 

Además, detrás del capital hay un esfuerzo, un equipo y objetivos que cumplir. No es fácil de obtener, ni para el fondo de inversión ni para el founder que lo recibe para hacer crecer su empresa. 

No importando si se vive en una época de abundancia o escasez de inversión, levantar capital es difícil, hay que abordarlo como un reto y un rol de tiempo completo.

8. Adaptarse a la velocidad del cambio es fundamental 

Con el tiempo, la forma y las expectativas de los founders respecto a los fondos de inversión a los que les presentan oportunidades se han vuelto más exigentes. Como fondo es fundamental adaptarse. Si no, te quedas fuera.

Hoy, lo que más valora un founder es su tiempo. Levantar capital llena su tanque de gasolina para extender el tiempo de vida de su startup. Ganar tiempo, le permite priorizar y enfocarse en lo que su compañía necesita.

Por eso nosotros podemos tomar decisiones —desde que nos presentan una startup hasta que nos decidimos a invertir— en siete días o máximo en un mes.

9. Ser socio es mucho más que simplemente invertir

Ejecutar una inversión conlleva acompañamiento, servicios y valor agregado, no solo implica depositar el dinero a la cuenta de la compañía. Consiste en acompañar sus necesidades, “ensuciarse” las manos y realmente traer valor a la mesa. 

Nosotros ponemos mucha atención a qué tanto nos valoran los founders como socios a lo largo de toda nuestra relación, porque las inversiones no tienen fecha de caducidad. Una vez que te hiciste socio de una compañía, lo eres por el tiempo de vida de esta. 

Es un compromiso de sociedad, en el que construimos una relación de largo plazo, lo que nos permite tener, por ejemplo, la posibilidad de invertir en la siguiente ronda de las compañías.

10. Desarrollar relaciones fuertes con los inversionistas es fundamental 

Ya sea que hayan invertido o no en 500 Global, para nosotros es muy importante darle seguimiento a nuestras relaciones con inversionistas, porque construir un fondo de inversión como el nuestro solo es posible con su ayuda. 

En este sentido, para nosotros las relaciones con inversionistas activos en la región son muy valiosas porque tienen el potencial de convertirse en nuestros inversionistas a futuro, de invertir directamente en las compañías de nuestro portafolio o de recomendarnos alguna startup en la que ellos ya invirtieron. Al alimentar estas relaciones lo que viene de vuelta solo puede ser positivo. 

En resumen

Nos sentimos muy privilegiados de participar en el crecimiento del ecosistema de América Latina durante estos 10 años. Estamos conscientes de que esto es apenas el inicio del desarrollo de nuestra región y estamos muy emocionados de lo que está por venir. 

La siguiente década es un reto, en el que se suman cada vez más actores al ecosistema, en el que la toma de decisiones es cada vez más rápida y en el que problemas relacionados con rubros como salud, educación, inclusión financiera o alimentación necesitan mejores soluciones apalancadas en tecnología.  

Seguiremos invirtiendo en las emprendedoras y emprendedores más talentosos de la región para generar un impacto positivo en el desarrollo económico de América Latina.

Imagen principal: Adobe Stock

René Lomelí
Partner y director de operaciones de 500 Global LatAm.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

People Are Reading!

El VC TheVentureCity lanza plataforma para que las startups midan su...

0
El fondo de capital de riesgo TheVentureCity —con sede en Miami y una de sus oficinas en Sao Paulo—lanza una nueva herramienta...