Hace unos días la Reforma de Telecomunicaciones en México cumplió una década de su promulgación, la cual representó un hito insignia para la gestación de competencia efectiva y el desarrollo eficiente de los mercados de telecomunicaciones en el país. 

La Reforma de Telecomunicaciones no sólo ha promovido emprendimientos de operadores móviles virtuales (OMV) que le hacen competencia a los tradicionales, sino que ha tenido como consecuencia colateral una mayor adopción de servicios digitales que han hecho proliferar a startups que brindan soluciones a través de un smartphone y datos móviles.

¿En qué consistió la Reforma de Telecomunicaciones y Radiodifusión mexicana y cómo lo aprovecharon las startups?

Hace diez años el poder legislativo mexicano definió como derecho constitucional el acceso a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), creó el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), definió la figura de agente económico preponderante (AEP-T), eliminó la larga distancia y el roaming nacional, proscribió la discriminación tarifaria en servicios dentro y fuera de las redes, entre otros elementos. 

Al cierre del 2022 los OMV ya captaban el 7.7% del mercado, de acuerdo con datos de la consultora The Competitive Intelligence Unit (CIU). Esto representa un crecimiento exponencial en ingresos y más de 10 millones de usuarios o consumidores que forman parte de un mercado arrebatado a los grandes corporativos.

Esto deviene, también, a una cuestión circunstancial que cambió de modo radical los hábitos de consumo digital y la búsqueda de una oferta más personalizada.

En medio de la pandemia, cuando en el distanciamiento social, la necesidad de estar conectado el mayor tiempo posible era apremiante, los OMV proliferaron para solucionar los principales problemas de conectividad: la saturación de cobertura y tarifas muy elevadas.

Te puede interesar: ChatGPT-4: Estas startups latinas ya trabajan con la disruptiva herramienta y le sacan partido a su última versión

¿Qué solucionan los emprendimientos tecnológicos en el mercado de telecomunicaciones mexicano?

Algunos casos destacan. En 2021, se lanzó inXel en México, un OMV que comenzó a funcionar lejos de las redes de los operadores tradicionales de este país –Telcel, AT&T o Movistar–, a través de Altán, que cuenta con 8,000 estaciones radiobases y que da cobertura a 80 millones de personas en el país.

El objetivo de inXel era “llegar a zonas donde se carece de conectividad. Contribuimos a cerrar la brecha digital en algunos pequeños poblados de México. No queremos ser una opción sino una solución que buscan los consumidores para sus problemas de velocidad, precio y conexión”, declaró Andrés Serra, CEO de inXel en su lanzamiento.

InXel entró a competir con planes a bajo costo con otros OMVs como Weex, Flash Mobile y Virgin Mobile, uno de los líderes en el mercado.

Como esta pequeña empresa, a finales de 2021 también se lanzó al mercado la empresa regiomontana Grupo Inten, con una oferta de internet a través de módems y tarjetas SIM en zonas de difícil conectividad, como pueblos mágicos y zonas rurales, también gracias a la banda ancha 4.5 LTE de Altán Redes.

“A raíz de la pandemia, las familias comenzaron a ver el internet como un tema personal, antes en una casa todos se conectaban a un mismo módem, pero derivado de la contingencia, los usuarios han pensado en tener un contrato de internet por persona para asegurar la calidad de la conexión”, explicó en ese momento Jorge Alvarado, director financiero de Grupo Inten.

Esto permitió una explosión de los OMV. De acuerdo con un análisis del IFT al cierre de dicho año la participación de estos pequeños competidores en el mercado móvil de México pasó de 1.66% en 2019 a 2.68% en 2021. 

Con ya 10 millones de usuarios al cierre de 2022 los ganadores del mercado son los OMV que corren por verticales, los que están vinculados a tiendas de autoservicio, marcas de ropa e influencers, analiza The CIU —claro, prevalecen los commodities.

Recomendamos: El fondo de VC Latin Leap llega a LatAm para invertir US$25 millones en startups

Y pese a que la concentración del negocio de la telefonía y los datos móviles sigue en los jugadores tradicionales, hoy se registra una aceleración e intensificación en la adopción y consumo de servicios de telecomunicaciones entre las personas, hogares y empresas del país, que se han beneficiado de menores precios, mayor disponibilidad, mejor calidad y una creciente diversidad de alternativas de oferta.

Esa aceleración en adopción ha beneficiado la existencia y proliferación de startups que ofrecen servicios digitales financieros, de consumo, de salud, de educación, entre otros. 

Conectividad democrática para incrementar el mercado digital

Santiago Zavala, managing partner de 500 Global en Latinoamérica recuerda que en el incipiente ecosistema emprendedor latinoamericano, por allá de 2013, el hecho de que las personas pudieran contar con internet y apps móviles en sus celulares dio la posibilidad de crear startups con propuestas diferentes, muy al estilo Silicon Valley.

El 2015 y 2016 fue una primera etapa, afirma Zavala, donde empresas como Clip o Konfío, con las que trabajó el fondo desde etapa temprana, comenzaron a atraer la atención de los inversionistas y así comenzó a construirse el ecosistema emprendedor.  “Estábamos en una época de medio evangelizar, de convencernos y convencer a otras personas de que esto se podía hacer”, dice el inversionista.

Para Zavala de 2016 a 2019 fue un punto de inflexión, pero definitivamente, en 2020 la conectividad favoreció sobremanera al crecimiento de las startups. “En la pandemia donde la digitalización se dio entre comillas casi que forzada, las empresas que estaban listas para aprovechar eso, lo hicieron y vimos los primeros unicornios en el país”, explica.

Juan José Galnares, presidente de Clip, una startup unicornio que impulsa los pagos digitales, considera que hay suficiente mercado para más competidores, ya que México es un país con una gran oportunidad de que crezcan soluciones digitales, pues aún no termina de digitalizarse como lo han hecho economías más avanzadas. 

“Hay una gran población joven, con mayor penetración a celulares de alta gama, los datos de celular han bajado radicalmente desde la última regulación en México, esto es lo que nos faltaba, infraestructura, esto también ha fomentado el boom de la última milla que hace cinco años no existía”, ahonda Galnares. 

En México hay 93.1 millones de personas usuarias de internet, lo que representa 78.6% de la población de 6 años o más, de acuerdo con la Encuesta nacional sobre disponibilidad y uso de tecnologías de la información en los hogares  (ENDUTIH) 2022.

Pedro Rivas, director general de Mercado Pago en México, coincide. Asegura que los servicios digitales se han popularizado de una manera exponencial desde el nacimiento del smartphone, el uso de datos móviles y la simplificación de la experiencia del usuario, desde juegos, hasta servicios financieros, lo que abrió una ventana a cualquier persona que tuviera un teléfono inteligente.

La ENDUTIH registró 93.8 millones de personas usuarias de teléfono celular, lo que equivale al 79.2% de la población de estudio. Parte de este crecimiento, indican las estadísticas, deviene a la Reforma de Telecomunicaciones.

Para que el crecimiento de Mercado Pago –un negocio nacido en la era digital– hubiera existido era necesaria una adopción masiva de dispositivos móviles inteligentes; lo que permite democratizar estos servicios financieros prácticamente a toda la población. 

Una mayor penetración de internet móvil va a favorecer que en los próximos años México tenga una cantidad de startups impensable hace mucho, agrega el presidente de Clip. 

“La siguiente década será muy emocionante”, dice Zavala refiriéndose a cómo las startups aprovecharán la gran conectividad que hoy hay, en parte, beneficiada por el contexto que ha dado la Reforma de Telecomunicaciones.

Lee también: La mexicana Pacto, plataforma para que restaurantes y bares gestionen sus pagos, levantó US$4 millones